Archivo del blog

lunes, 15 de enero de 2007

"MANZANAS A UN PENIQUE"JAMES JOYCE(Irlanda, 1882-1941)


JAMES JOYCE(Irlanda, 1882-1941)

"MANZANAS A UN PENIQUE"JAMES JOYCE

TILLY

Viaja tras un sol invernal,
apurando al ganado por un rojo y frío camino.
llamándoles, con voz conocida,
los conduce hacia Cabra.

La voz les dice que el hogar es cálido.
Mugen y hacen música salvaje con sus pezuñas.
Los conduce con una rama florecida ante él,
humo galardoneándoles las frentes.

¡Tosco, vínculo del rebaño,
esta noche desperézate junto al fuego!
¡Sangro a un lado de la negra corriente
por mi desgajada rama!
-----------------------------------------
MIRANDO LAS EMBARCACIONES
EN SAN SABBA

Sus jóvenes corazones que lloraban escuché
vigilancia del amor sobre el remo fulgurante
y escuché las yerbas de las praderas suspirando:
nunca más, no vuelvan nunca más.

¡Oh corazones, oh suspirantes yerbas,
en vano sus agotados banderines de amor se afligen!
Nunca más el salvaje viento que pasa
volverá, nunca más volverá.
------------------------------------ -------
UNA FLOR DADA A MI HIJA

Frágil la blanca rosa y frágiles
sus manos que dieron
el alma de quien está mustia y pálida
como la empañada ola del tiempo.

Frágil como la rosa y hermosa – aún más frágil,
una admiración violenta
en gentiles ojos tú velaste
hija mía veteada de azul.
-------------------------------
ELLA LLORA EN RAHOON

La lluvia en Rahoon cae suavemente, suavemente cae,
donde mi oscuro amante yace.
Triste es su voz que me llama, tristemente llama,
cuando gris asciende la luna.

Amor, escucha tú
cuán suave, cuán triste su voz llama siempre,
siempre sin respuesta y la oscura lluvia cayendo
entonces como ahora.

Oscuros también nuestros corazones, oh amor, yacerán fríos
como su triste corazón ha descansado.
bajo las ortigas grises de luna, la negra tierra
y la lluvia que murmura.
----------------------------------- ---
TUTTO E SCIOLTO

Un cielo sin aves, penumbra marina, una
[ sola estrella
desgarrando el oeste,
como tú, afectuoso corazón, el tiempo de
[ amar, tan tenue, tan lejano,
recuerdas.

Los claros ojos jóvenes de suave mirada,
[ la cándida ceja,
el fragante cabello,
cayendo a través como cae el silencio ahora
penumbra del aire.

¿Por qué entonces al recordar aquellos
[ tímidos,
dulces señuelos te afliges,
cuando el amado amor que ella entregaba
[ con un suspiro
era de todos menos tuyo?
-------------------------------------
EN LA PLAYA DE FONTANA

El viento se queja y se queja el guijarro,
las locas estacas gimen;
un mar senil numera cada una
de las piedras que el légamo platea.

Del quejumbroso viento y el más frío
gris mar, lo arropo cálidamente
y toco su tembloroso hombro de delgado
[hueso
y su brazo de niño.

Nos rodea el temor, descendiendo
la oscuridad del miedo sobre nosotros
y en mi corazón, ¡cuán hondo, interminable
dolor de amor!
----------------------------------
HOJAS

O bella bionda,
sei come ronda

De fresco dulce rocío y ligero brillo
la luna teje una trama de silencio
en el inmóvil jardín donde una niña
recoge las sencillas hojas de la hortaliza.

El rocío de la luna enciende su cabello
[ suspendido
y la luz lunar besa su joven ceja
y recogiéndose, canta un aire:
Tan hermosa como la ola es, hermosa,
[ eres tú.

Se mía, te lo ruego, un ceroso oído
me defiende de su infantil cantilena,
y mío un corazón amparado para ella
que recoge hojas de luna.
--------------------------------------------
PLEAMAR

Oro pardo sobre la pleamar saciada,
los racimos de la rocosa parra se elevan y
[ se mecen.
Vastas alas cobijan encima de las lamientes
[ aguas
un día triste.

Derroche despiadado de las aguas
se mece y eleva su melena de algas
donde el cobijado día fija sus ojos en el mar
con insensible desdén.

Eleva vacilante, oh parra dorada,
tus apiñados frutos al pleamar lleno de
[ amor,
lamiente y vasta y despiadada como tu
[ misma
incertidumbre.

------------------------------------
PIEZA NOCTURNA

Demacradas en la oscuridad,
las pálidas estrellas sus antorchas
amortajadas ondulan.
Fuegos fantasmales del lejano lindero del
[cielo iluminan tenues,
arcos sobre elevados arcos.
La noche, nave oscura de pecado.

Serafín,
despiertos los perdidos anfitriones
servirán hasta que
en la penumbra sin luna cada uno pase
[ mudo, mortecino
levantándose cuando ella haya agitado
su incensario.

Y larga y alta
la nave nocturna se encumbra.
Una estrella dobla fúnebre
mientras el solitario incienso surge nube
[ sobre nube.
custodiado por el vacío desde el
[ reverenciado
derroche de las almas.
----------------------------------- --
SOLO

Las grises, doradas redes de la luna hacen
de toda la noche un velo;
los faroles de la orilla en el dormido lago:
sendero de zarcillos de laburno.

Los furtivos carritos murmuran a la noche
un nombre – su nombre –
y toda mi alma es una delicia,
un desmayo de vergüenza.
----------------------------------------
UN RECUERDO DE LOS
JUGADORES DENTRO DE UN
ESPEJO A MEDIANOCHE

Ellos profieren el lenguaje del amor..
[ Rechina
los trece dientes
con que tus flacas mandíbulas sonríen.
[ Increpa
tu deseo y cobardía, desnuda codicia de la
[ carne.
En ti el aliento del amor es rancio, dicho
[ o cantado,
tan ácido como el aliento del gato,
áspera lengua.

Este gris que mira fijamente
no miente, dura piel y hueso.
Dejan los labios grasientos sus besos.
[Ninguna
la escogerá, lo que tú ves sobre su boca.
Hambre terrible sostiene su hora.
¡Animo y adelante, tu corazón, sangre
[ salada, fruto de lágrimas!
¡Animo y devora!
---------------------------------------
BAHNHOFST RASSE

Los ojos que de mí se burlan señalan el
[ camino
adonde paso a la víspera del día.

Gris camino cuyas violetas señales son
el lugar de la cita y la enroscada estrella.

¡Ah estrella del mal! ¡Estrella de pena!
Optimista juventud no vuelve de nuevo,

ni la sabiduría de los viejos corazones
[ todavía por conocerse.
los signos que de mí se burlan mientras
[paso.
------------------------------------------------------
ORA CIÓN

¡De nuevo!
¡Ven, dame. entrégame tu fortaleza!
Desde lejos una palabra oculta respira en
[ el quebrantado cerebro
su calma cruel, sumisión a la miseria,
mitigando su temor respecto ala
[ predestinación del alma.
¡Cesa, silencioso amor! ¡Destino mío!

Ciégame con tu oscura cercanía ¡oh, ten
[ piedad,
amado enemigo de mi voluntad!
No me atrevo a resistir el frío toque que yo
[ temo.
¡Llévame de la inmóvil,
lenta vida! ¡Inclínate profundamente sobre
[ mí, amenazante cabeza.
orgullosa de mi caída, recordando.
[ apiadándote
de quien es, de quien fue!

¡De nuevo!
Juntos, abrazados por la noche, yacen en
[ la tierra. Escucho
desde lejos el respiro de su oscura palabra
[ en mi quebrantado cerebro
Ven. ¡Me entrego! Inclínate profundamente
[hacia mí. ¡Aquí estoy!
¡Tirano, no me dejes! Sólo alegría, sólo
[ angustia,
tómame, sálvame, sosiégame. ¡Oh sé
[ clemente!

-----------------------------------------------------
ECCE PUER

Del oscuro pasado
un niño nace;
con alegría y tristeza
mi corazón se rasga.

Tranquilo en su cuna
vivo descansa.
¡Que amor y gracia
abran sus ojos!

La joven vida respira
sobre el vidrio.
El mundo que no era
viene para irse.

Un niño duerme:
un viejo se marcha.
¡Oh, padre desamparado,
perdona a tu hijo!
------------------------------------------
EL SANTO OFICIO

Yo mismo, a mí mismo me daré
este nombre: Catarsis-Purgativo.
Yo, que desmelenado abandoné caminos
para sostener la gramática de los poetas
llevando a la taberna y al burdel
la mente del agudo Aristóteles,
no sea que los bardos en el intento deban
[ errar.
Aquí mi intérprete debe estar:
por consiguiente reciban ahora desde mi
labio
erudición peripatética.
Para entrar en el cielo, viajar al infierno,
ser piadoso o terrible,
uno positivamente necesita la facilidad
de las plenarias
indulgencias.
Porque todo místico auténtico
es un Dante, sin prejuicios,
quien, a salvo en el rincón de la chimenea,
[por poderes
se arriesga en extremos de heterodoxia,
como quien encuentra una alegría en la
[ mesa,
alabando las estrecheces.
Si uno rige su vida por el sentido común
¿cómo puede uno dejar de ser intenso?
Pero no debo contarme
como a uno de aquella compañía de
[ mojigangas
con él, quien se apresura a apaciguar
las frivolidades de sus damas veleidosas
mientras lo consuelan cuando él gimotea
con dorados bordados celtas en el borde
o el que sobrio todo el día
mezcla impertinencias en su obra
o él, cuya conducta parece tener
preferencia por un hombre de "tono"
o el que hace de andrajoso remiendo
para los millonarios en Hazelhatch
pero llorando después de la santa cuaresma
confiesa todo su pasado pagano,
o el que su sombrero desatado
ni para la malta ni para le crucifijo,
sólo para mostrar a todos cuán pobremente
[ vestida
va su alta cortesía castellana,
o el que ama a su Maestro querido
o el que bebe su medida con temor
o el que una vez cuando abrigado en
[ cama
vio a Jesucristo descabezado
e intentó salvar con esfuerzo para nosotros
los largos trabajos perdidos por Esquilo..
Pero todos estos hombres de quienes hablo
me convierten en la cloaca de su pandilla.
Para que ellos puedan soñar sus soñados
[ sueños
yo llevo sus inmundas corrientes
porque si puedo hacer esas cosas por ellos
fue porque perdí mi diadema,
esas cosas para las que la Abuela Iglesia
me dejó severamente plantado.
De este modo yo alivio sus tímidos anos,
hago mi oficio de Catarsis.
Mi escarlata los deja blancos como la lana.
A través de mí evacuan la panza llena.
Para hermanar máscaras una y todas
yo actúo como vicario – general,
y para cada doncella, tímida v nerviosa.
hago un servicio similar.
Porque sin sorpresa reconozco
esa sombreada belleza en sus ojos,
el "no atreverse" de su dulce virginidad
que contesta a mi corrupto "quisiera"
siempre que nos vemos en público
nunca parece pensar en ello;
en la noche cuando yace encerrada en la
[ cama
y siente mi mano entre sus muslos,
mi pequeño amor en blanco atavío
conoce la suave llama que es el deseo.
Pero Mammón coloca bajo prohibición
las costumbres de Leviatán
y ese alto espíritu siempre batalla
con los innumerables sirvientes de
[ Mammón,
ni pueden ellos verse libres
de este tributo de desprecio.
Así distante vuelvo la vista,
al matadero de esa variada tripulación,
esas almas que odian la fortaleza que tiene
[ la mía
acerada en la escuela del viejo Aquino,
Donde ellos se han agachado y arrastrado
[ y orado
yo permanezco, destinado por mí mismo,
[ sin miedo,
sin pareja, sin amigos y solo,
indiferente como la espina de arenque,
firme como la cordillera de montañas donde
mis astas centellean al aire.
Déjenlos continuar como es conveniente
para mantener la hoja en equilibrio.
Aunque se esfuercen hasta la tumba
mi espíritu nunca será para ellos
ni harán mi alma con las suyas
una sea hasta que el Mahamanvantara se
[ cumpla:
y aunque con menosprecio me echen de su
[puerta
mi alma los despreciará eternamente.
---------------------------------------- -----------------
GAS DE UN MECHERO

Damas y caballeros, están aquí reunidos
para escuchar por qué tierra y cielo
[ temblaron
por culpa de las negras y siniestras artes
de un escritor irlandés en el extranjero.
El me mandó un libro hace diez años.
Lo leí cien veces o más,
de atrás para adelante, abajo y arriba,
a través de los dos extremos de un
[telescopio.
Lo imprimí todo hasta la última palabra
pero gracias a la misericordia del Señor
las tinieblas de mi mente se desgarraron
y vi el inmundo intento del escritor.
Pero debo una faena a Irlanda:
guardo su honor en mi mano,
esta hermosa tierra que siempre envió
sus escritores y artistas al destierro
y con espíritu de broma irlandesa
traicionó sus propios líderes, uno a uno.
Fue el humor irlandés, húmedo y seco
el que arrojó cal viva en los ojos de Parnell;
son los cerebros irlandeses que salvan del
[ destino
la barcaza con goteras del Obispo de Roma
porque todo el mundo sabe que el Papa no
[ puede eructar
sin el consentimiento de Billy Walsh.
¡Oh Irlanda, mi primero y único amor
donde Cristo y César son mano y guante!
¡Oh hermosa tierra donde el trébol crece!
( Permítanme, señoras, que me suene )
No me importa un bledo decirles para que
[ me censuren
que publiqué los poemas de Mountainy
[ Mutton
y una comedia que escribió ( ya la leyeron,
[ estoy seguro )
donde se habla de "bastardo", "fornicador"
[ y "puta".
Y otra obra sobre la Palabra y el Santo
[ Pablo
y algunas piernas de mujeres que no puedo
[ recordar
escrita por Moore, un caballero genuino
que vive del diez por ciento de su
[ propiedad:
he publicado libros místicos por docenas:
el libro de recetas de Cousins
aunque ( espero que me perdonen) sobre
[ el verso diré
que les daría acidez estomacal en sus
[ traseros:
publiqué folklore del Norte y del Sur
por Gregory de la Boca Dorada:
publiqué poetas, tristes, tontos y solemnes:
Patrick, cómo – se – llama – Colm:
al gran John Milicent Synge
que vuela sobre el ala del ángel
en la muda del trotamundos que él pellizcó
[ como hurto
de la bolsa de viaje de un director de
[ Maunsel.
Pero yo trazo la línea en ese condenado
[ sujeto
que estuvo por aquí, vestido de amarillo
[ austríaco,
declamando en italiano a solas con la hora
a OLeary Curtis y John Wyse Power
y escribiendo sobre Dublín, sucia y amada,
en una forma que ningún impresor negro
[podría soportar.
¡ Mierda y cebollas! ¿Creen que yo
[ imprimiría
el nombre del monumento a Wellington,
el de Sydney Parade y el del tranvía de
[ Sandymount,
la pastelería de Downes y el del jamón de
[ William?
¡Maldito sea si así lo hago! ¡Que el fuego
[ me condene!
¡Hablar sobre Irish Names of Places!
Es una pregunta para mí, lo juro.
el que halla olvidado mencionar el Curlys
[ Hole.
No, señoras, mi imprenta no tomará
[ parte en
un libelo tan vasto sobre la Madrastra Erín.
Piedad tengo del pobre, es por eso que
[ tomé
un escocés pelirrojo para cuidar mi libro.
¡Escocia, pobre hermana! Su destino es
[ caerse;
no puede encontrar más Estuardos que
[ vender.
Mi conciencia es delicada como la seda
[ china:
mi corazón es tan blando como el requesón.
Colm puede decirles que yo hice una rebaja
de cien libras sobre el presupuesto
que le di para imprimir la Irish Review.
Amo a mi país, ¡por los arenques que lo
[ amo!
Me gustaría que pudieran ver las lágrimas
[ que lloro
cuando pienso en el barco, en el tren de
[ los emigrantes.
Es por eso que publico fuera y ancho
mi enteramente ilegible guía de ferrocarril.
En las puertas de mi instituto de imprenta
la pobre y merecedora prostituta
juega cada noche a atrapar cómo se puede
[ atrapar
con su estrecho trasero, británico artillero,
y el extranjero aprende el don de la
[ locuacidad
de la borracha, que arrastra su cola, la puta
[ de Dublín.
¿Quién fue el que dijo: "No resistid al
[ mal"?
Yo quemaré ese libro, aunque el diablo me
[ lleve.
Cantaré un salmo mientras lo veo quemarse
y las cenizas las guardaré en una urna de
[ una sola asa.
Haré penitencia con vientos y gemidos
arrodillándome sobre mis rodillas.
La próxima cuaresma me desnudaré
las penitentes nalgas al aire
y gimoteando junto a la imprenta
confesaré mi terrible pecado.
Mi capataz irlandés de Bannockburn
hundirá su mano derecha en la urna,
y firmará una equis con pulgar reverente
Memento homo sobre mi ano.

1 comentario:

Anónimo dijo...

J'aime exactement comment vous recevez votre niveau tout au long de