Archivo del blog

miércoles, 17 de enero de 2007

"CANTOS DE LA MAÑANA"Delmira Agustini


CANTOS DE LA MAÑANA
Delmira Agustini



PRÓLOGO

. . .La creadora de belleza que ha concebido estas rimas extrañas, de gracia intensa y bérrimo colorido, es una de las figuras más gallardas y complejas de nuestra lírica actual. No es la suya un alma puramente sentimental, de esas que sufren el contagio de la ajena angustia, ni su arte fruto no más del subjetivismo que encanta y conmueve; su poesía ofrece por igual las íntimas exhalaciones del alma humana y de la naturaleza, convertidas en imágenes de alto sentimiento estético. Su talento musical y su virtuosa imaginación aparecen de consuno hasta en sus más pequeñas manifestaciones de arte,

. . .¿ No percibís la frescura y el juvenil perfume que emanan de este título: CANTOS DE LA MAÑANA ?

. . .¿ No os place la harmonía de ese frágil heptasílabo que acusa jovialidad ?

. . .Tal delicadeza innata en la poetisa hace pendant con su léxico florido. Luego, la amplitud del concepto y la belleza plástica, que caracterizan á la poesía moderna y revelan al verdadero poeta, coexisten en estas estrofas donde el hábil é inquieto numen de la artista juega á la originalidad en períodos de elegante construcción, á veces mórbidos y atormentados, más siempre ricos de fausto y sonoridad. Porque si bien Delmira Agustini gusta dotar á sus versos de una grande alma peregrina como la suya, no olvida, por eso, el encanto de la dicción ni el sortilegio del ritmo que tan bellas cosas
sugiere á los espíritus contemplativos de nuestra época.

. . .En CANTOS DE LA MAÑANA, como en EL LIBRO BLANCO: su hermano mayor que tantos lauros conquistó entre los literatos hispanoamericanos (1), hay veriedad de motivos y matices. De ahí la complejidad de esta gran Elegida que florece en nuestro ambiente como una orquídea en un vasto jardín inundado de rosas.
.
. . .El verslibrismo de algunas de las composiciones que constituyen este opúsculo es harmonioso y personal, sin caer en el abismo de la extravagancia á que están expuestos los que creen hallar en él hondos veneros de originalidad. Las alas y ¡Vida! son creaciones que confirman ese concepto: el verso es suave y á la vez vigoroso, y su sentido profundo y original.
.
. . .Los verslibristas contemporáneos se distinguen por sus estrofas monorrimas y sus cláusulas hiperbóreas. Y eso se explica porque el verso libre, no obstante su absoluta libertad, resulta aún más difícil para el poeta-orfebre que odia las asonancias y ama hasta el paroxismo el sereno desgranamiento de sus rimas.
.
. . .Delmira Agustini, que ha ensayado con felicidad todas las combinaciones métricas, maneja admirablemente el verso libre, melodizándolo, y engrandeciendo en ideas lo que la métrica y la rima restringen al pensador. Pero donde más se luce su maravillosa intuición de artista es en el dominio del soberbio alejandrino. Leed La barca milagrosa y Supremo idilio, boceto este último que es todo un suntuoso poema en que impera el pensamiento y fluye la melodía fresca y jocunda como el cristal de un río... Los hemistiquios de ese poema son tan perfectos y han sido cincelados con tal primor que concretan la consagración de su autora.

. . .Yo no encuentro entre las poetisas autóctonas de América una sola comparable á ella por su originalidad de buena cepa y por la arrogancia viril de sus cantos. Otras hay, más dadas á la poesía amatoria y madrigalesca, que me halagan el espíritu y dejan en el fondo de mi corazón una estela de dulzuras infinitas. Pero el poeta debe cantarlo todo: un paisaje, un idilio, la alegría de las mañanas primaverales saturadas de perfumes y la insondable tristeza del invierno que todo lo arropa en su vellorí de brumas. Y, como no ha de seguir una pauta en sus inquietas lucubraciones ni ha de ceñirse á normas preestablecidas, su emotividad y su genio creador exhiben sus desnudeces y exaltan la vida. Porque el poeta es ante todo un sublime exaltador y no un pasivo observador de las cosas.

. . .Delmira Agustini, que ha cantado con el mismo afecto sus paisajes interiores y todo aquello de la naturaleza que ha arrancado zalemas á su espíritu soñador, ha interpretado fielmente el divino evangelio del POETA.

. . .La lectura de estos cantos coleccionados precipitadamente y sin previo examen, dirá al lector cuál ha sido hasta hoy la modalidad de la elocuente poetisa, ya que ella, antes de iniciar una nueva etapa literaria, ha querido dar al público, á manera de ofrenda, la última floración de su primer ciclo artístico.

. . .¿ Qué tendencia ó qué credo sustentará mañana ?

. . .De renovación, sin duda. Porque quien no ha ido á beber inspiración en las fuentes de los maestros no volverá á los modelos de viejos clásicos que imponen las academias, sino que traerá en sus alforjas nuevas formas y modulaciones gratas que dirán del proceso evolutivo de su arte y señalarán una nueva orientación poética.

PÉREZ Y CURIS.

Montevideo, Enero de 1910.



(1) Debo dejar constancia aquí de que dicho libro no traspuso las fronteras del país. Los juicios de escritores extranjeros insertos al fin de la presente obra son parte de los recibidos por su autora y fueron enviados espontáneamente é inspirados en algunas poesías publicadas por revistas nacionales.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . .


¿ De qué andaluza simiente
Brotó pomposa y ardiente
La flor de mi corazón ?
Mi musa es bruna é hispana,
Mi sangre es sangre gitana
En rubio vaso teutón.

Mi alma, fanal de sabios
Ciegos de luz, en sus labios
- Una chispa de arrebol -
Puede recoger el fuego
De toda la vida y luego,
Todas las llamas del Sol !

Alma que cabe en un verso
Mejor que en un universo !
- Instinto de águila real
Que engarza en ave canora,
Roja semilla de aurora
En un surco musical ! -

* * *
Mi sol es tu sol ausente;
Yo soy la brasa candente
De un gran clavel de pasión
Florecido en tierra extraña;
¡ Todo el fuego de tu España
Calienta mi corazón !

La plebe es ciega, inconsciente;
Tu verso caerá en su frente
Como un astro en un testuz,
Mas tiene impulsos brutales,
Y un choque de pedernales
A veces hace la luz !

. . . . . . . . . . . . . . . . . .






DE "ELEGÍAS DULCES"

I

Hoy desde el gran camino, bajo el sol claro y fuerte,
Muda como una lágrima he mirado hacia atrás,
Y tu voz de muy lejos, con un olor de muerte,
Vino á aullarme al oído un triste "¡ Nunca más !"

Tan triste que he llorado hasta quedar inerte...
¡ Yo sé que estás tan lejos que nunca volverás !
No hay lágrimas que laven los besos de la Muerte...
- Almas hermanas mías, nunca miréis atrás !

Los pasados se cierran como los ataúdes,
Al Otoño, las hojas en dorados aludes
Ruedan... y arde en los troncos la nueva floración...

-...Las noches son caminos negros de las auroras...-
Oyendo deshojarse tristemente las horas
Dulces, hablemos de otras flores al corazón.



II

Pobres lágrimas mías las que glisan
A la esponja sombría del Misterio,
Sin que abra en flor como una copa cárdena
Tu dolorosa boca de sediento !

Pobre mi corazón que se desangra
Como clepsidra trágica en silencio,
Sin el milagro de inefables bálsamos
En las vendas tremantes de tus dedos !

Pobre mi alma tuya acurrucada
En el pórtico en ruinas del Recuerdo,
Esperando de espaldas á la vida
Que acaso un día retroceda el Tiempo !...





LA BARCA MILAGROSA

Preparadme una barca como un gran pensamiento...
La llamarán "La Sombra" unos, otros "La Estrella".
No ha de estar al capricho de una mano ó de un viento:
Yo la quiero consciente, indominable y bella !

La moverá el gran ritmo de un corazón sangriento
De vida sobrehumana; he de sentirme en ella
Fuerte como en los brazos de Dios ! En todo viento,
En todo mar templadme su prora de centella !

La cargaré de toda mi tristeza, y, sin rumbo,
Iré como la rota corola de un nelumbo
Por sobre el horizonte líquido de la mar...

Barca, alma hermana; hacia qué tierras nunca vistas,
De hondas revelaciones, de cosas imprevistas
Iremos?... Yo ya muero de vivir y soñar...



EL VAMPIRO

En el regazo de la tarde triste
Yo invoqué tu dolor... Sentirlo era
Sentirte el corazón ! Palideciste
Hasta la voz, tus párpados de cera,

Bajaron... y callaste... y pareciste
Oír pasar la Muerte... Yo que abriera
Tu herida mordí en ella - ¿ me sentiste ? -
Como en el oro de un panal mordiera !

Y exprimí más, traidora, dulcemente
Tu corazón herido mortalmente,
Por la cruel daga rara y exquisita
De un mal sin nombre, hasta sangrarlo en llanto !
Y las mil bocas de mi sed maldita
Tendí á esa fuente abierta en tu quebranto.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿ Por qué fui tu vampiro de amargura ?...
¿ Soy flor ó estirpe de una especie obscura
Que come llagas y que bebe el llanto ?



SUPREMO IDILIO
( Boceto de un poema )

En el balcón romántico de un castillo adormido
Que los ojos suspensos de la noche adiamantan,
Una figura blanca hasta la luz... Erguido
Bajo el balcón romántico del castillo adormido,
Un cuerpo tenebroso... Alternándose cantan.

- ¡ Oh tú, flor augural de una estirpe suprema
Que doblará los pétalos sensitivos del alma,
Nata de azules sangres, aurisolar diadema
Florecida en las sienes de la Raza!... Suprema -
Mente pulso en la noche tu corazón en calma !

- ¡ Oh tú que surges pálido de un gran fondo de enigma
Como el retrato incógnito de una tela remota !...
Tu sello puede ser un blasón ó un estigma;
En las aguas cambiantes de tus ojos de enigma
Un corazón herido - y acaso muerto - flota !

- Los ojos son la Carne y son el Alma: mira !
Yo soy la Aristocracia lívida del Dolor
Que forja los puñales, las cruces y las liras,
Que en las llagas sonríe y en los labios suspira...
Satán pudiera ser mi semilla ó mi flor !

Soy fruto de aspereza y maldición : yo amargo
Y mancho mortalmente el labio que me toca;
Mi beso es flor sombría de un Otoño muy largo...
Exprimido en tus labios dará un sabor amargo,
Y todo el Mal del Mundo florecerá en tu boca !

Bajo la aurora fúlgida de tu ilusión, mi vida
Extenderá las ruinas de un apagado Averno;
Vengo como el vampiro de una noche aterida
A embriagarme en tu sangre nueva: llego á tu vida
Derramada en capullos, como un ceñudo Invierno !

- ! Cómo en pétalos flojos yo desmayo á tu hechizo!...
Traga siniestro buitre mi pobre corazón !
En tus manos mi espíritu es dúctil como un rizo...
El corazón me lleva á tu siniestro hechizo
Como el barco inconsciente el ala del timón !

Comulga con mi cuerpo devoradora sima !
Mi alma clavo en tu alma como una estrella de oro;
Florecerá tu frente como una tierra opima,
Cuando en tu almohada trágica y honda como una sima,
Mis rizos se derramen como una fuente de oro !

- Mi alma es negra tumba, fría como la Nieve...
- Buscaré una rendija para filtrarme en luz !
- Albo lirio !... A tocarte ni mi sombra se atreve...
- Te abro; ¡ oh mancha de lodo ! mi gran cáliz de nieve
Y tiendo á ti eucarísticos mis brazos, negra cruz !

Enróscate; ¡ oh serpiente caída de mi Estrella
Sombría ! a mi ardoroso tronco primaveral...
Yo apagaré tu Noche ó me incrustaré en ella:
Seré en tus cielos negros el fanal de una estrella
Seré en tus mares turbios la estrella de un fanal !

Sé mi bien ó mi mal, yo viviré en tu vida !
Yo enlazo á tus espinas mi hiedra de Ilusión...
Seré en ti una paloma que en una ruina anida;
Soy blanca, y dulce, y leve; llévame por la Vida
Prendida como un lirio sobre tu corazón !

- Oh dulce, dulce lirio !... Llave de las alburas !
Tú has abierto la sala blanca en mi alma sombría,
La sala en que silentes las Ilusiones puras
En dorados sitiales, tejen mallas de alburas !...
- Tu alma se vuelve blanca porque va siendo mía !

- Oh leyes de Milagro !... yo, hijo de la sombra
Morder tu carne rubia: oh fruto de los soles !
- Soy tuya fatalmente: mi silencio te nombra,
Y si la tocas tiembla como un alma mi sombra !...
Oh maga flor del Oro brotada en mis crisoles !

- Los surcos azurados del Ensueño sembremos
De alguna palpitante simiente inconcebida
Que arda en florecimientos imprevistos y extremos;
Y al amparo inefable de los cielos sembremos
De besos extrahumanos las cumbres de la Vida !

Amor es milagroso, invencible y eterno;
La vida formidable florece entre sus labios...
Raiz nutrida en la entraña del Cielo y del Averno,
Viene á dar á la tierra el fuerte fruto eterno
Cuyo sangriento zumo se bebe á cuatro labios !

Amor es todo el Bien y todo el Mal, el Cielo
Todo es la arcada ardiente de sus alas cernidas...
Bajar de un plinto vano es remontar el vuelo...
Y Él te impulsa á mis brazos abiertos como el Cielo,
Oh suma flor con alma, á deshojar en vidas !...

- * -
En el balcón romántico de un castillo adormido
Que los ojos suspensos en la Noche adiamantan,
El Silencio y la Sombra se acarician sin ruido...
Bajo el balcón romántico del castillo adormido
Un fuerte claro-oscuro y dos voces que cantan...



. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La intensa realidad de un sueño lúgubre
Puso en mis manos tu cabeza muerta;
Yo la apresaba como hambriento buitre...
Y con más alma que en la Vida trémula
Le sonreía como nadie nunca !...
¡ Era tan mía cuanto estaba muerta !

Hoy la he visto en la Vida, bella, impávida
Como un triunfo estatuario, tu cabeza !
Más frío me dio así que en el idilio
Fúnebre aquel, al estrecharla muerta...
¡ Y así la lloro hasta agotar mi vida...
Así tan viva cuanto me es ajena !



A UNA CRUZ
EX-VOTO

Cruz que ofrendando tu infinito abrazo
Cabe la silenciosa carretera,
Pareces bendecir la tierra entera
Y atarla al cielo como un férreo lazo !...

Puerto de luz abierto al peregrino
A la orilla del pálido camino !...
Vibre en el Tiempo la sagrada hora
Que á tu lado viví, cuando el gran broche
De nácar de la luna abrió una noche
Que pareció una aurora !...

La luna alzaba dulce, dulcemente
El velo blanco, blanco y transparente
De prometida del Misterio; el Cielo
Estaba vivo como un alma !... el velo,
El velo blanco y temblador crecía
Como una blanca y tembladora nata...
Y la tierra inefable parecía
Un sueño enorme de color de plata !
Fue un abismo de luz cada segundo,
El límpido silencio se creería
La voz de Dios que se explicara al Mundo !

* * *
Como cayó en tus brazos mi alma herida
Por todo el Mal y todo el Bien: mi alma
Un fruto milagroso de la Vida
Forjado á sol y madurado en sombra,
Acogíase á ti como una palma
De luz en el desierto de la Sombra !...

Y la Armonía fiel que en mí murmura
Como una extraña arteria, rompió en canto,
Y del mármol hostil de mi escultura
Brotó un sereno manantial de llanto !...

Así lloré el dolor de las heridas
Y la embriaguez opiada de las rosas...
Arraigábanse en mí todas las vidas
Reflejábanse en mí todas las cosas !...

Y á ése primer llanto: mi alma, una
Suprema estatua triste sin dolor,
Se alzó en la nieve tibia de la Luna
Como una planta en su primera flor !


LO INEFABLE

Yo muero extrañamente... No me mata la Vida
No me mata la Muerte, no me mata el Amor;
Muero de un pensamiento mudo como una herida...
¿ No habéis sentido nunca el extraño dolor ?

De un pensamiento inmenso que se arraiga en la vida,
Devorando alma y carne, y no alcanza á dar flor ?
¿ Nunca llevasteis dentro una estrella dormida
Que os abrasaba enteros y no daba un fulgor ?...

Cumbre de los Martirios !... Llevar eternamente,
Desgarradora y árida, la trágica simiente
Clavada en las entrañas como un diente feroz !...

Pero arrancarla un día en una flor que abriera
Milagrosa, inviolable !... Ah, más grande no fuera
Tener entre las manos la cabeza de Dios !!


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La noche entró en la sala adormecida
Arrastrando el silencio á pasos lentos...
Los sueños son tan quedos que una herida
Sangrar se oiría. Rueda en los momentos

Una palabra insólita, caída
Como una hoja de Otoño... Pensamientos
Suaves tocan mi frente dolorida,
Tal manos frescas ¿ ah... por qué tormentos

Misteriosos los rostros palidecen
Dulcemente ?... Tus ojos me parecen
Dos semillas de luz entre la sombra,

Y hay en mi alma un gran florecimiento
Si en mí los fijas; si los bajas, siento
Como si fuera á florecer la alfombra!



LAS CORONAS

...¿ Un ensueño entrañable ? ... ¿Un recuerdo profundo ?...
¡ Fue un momento supremo á las puertas del Mundo !

El Destino me dijo maravillosamente:
- Tus sienes son dos vivos engastes soberanos:
elige una corona, todas van á tu frente !-
Y yo las vi brotar de las fecundas manos,

floridas y gloriosas, trágicas y brillantes !
Más fría que el marmóreo cadáver de una estatua,
miré rodar espinas, y flores, y diamantes,
como el bagaje espléndido de una Quimera fatua.

Luego fue un haz luciente de doradas estrellas;
- Toma ! - dijo - son besos del Milagro, entre ellas
Florecerán tus sienes como dos tierras cálidas !...

...tal pupilas que mueren se apagaron rodando...
Yo me interné en la Vida, dulcemente, soñando
hundir mis sienes fértiles entre tus manos pálidas !...



¡VIDA!

A ti vengo en mis horas de sed como á una fuente
Límpida, fresca, mansa, colosal...
Y las punzantes sierpes de fuego mueren siempre
En la corriente blanda y poderosa.

Vengo á ti en mi cansancio, como al umbroso bosque
En cuyos terciopelos profundos la Fatiga
Se aduerme dulcemente, con música de brisas,
De pájaros y aguas...
Y del umbroso bosque salgo siempre radiante
Y despierta como un amanecer.

Vengo á ti en mis heridas, como al vaso de bálsamos
En que el Dolor se embriaga hasta morir de olvido...
Y llevo
Selladas mis heridas como las bocas muertas,
Y por tus buenas manos vendadas de delicias.

Cuando el frío me ciñe doloroso sudario,
Lívida vengo á ti,
Como al rincón dorado del hogar,
Como al Hogar universal del Sol !...
Y vuelvo toda en rosas como una primavera,
Arropada en tu fuego.

A ti vengo en mí orgullo,
Como á la torre dúctil,
Como á la torre única
Que me izará sobre las cosas todas !
Sobre la cumbre misma,
Arriscada y creciente,
De mi eterno Capricho !

Para mi vida hambrienta,
Eres la presa única,
Eres la presa eterna !
El olor de tu sangre,
El color de tu sangre
Florecen en los picos ávidos de mis águilas.

Vengo á ti en mi deseo,
Como en mil devorantes abismos, toda abierta
El alma incontenible...
Y me lo ofreces todo !...
Los mares misteriosos florecidos en mundos,
Los cielos misteriosos florecidos en astros,
Los astros y los mundos !
... Y las constelaciones de espíritus suspensas
Entre mundos y astros...
... Y los sueños que viven más allá de los astros,
Más acá de los mundos...

Cómo dejarte -¡ Vida !-
Como salir del dulce corazón
Hospitalario y pródigo,
Como una patria fértil ?...
Si para mí la tierra,
Si para mí el espacio,
¡ Todos ! son los que abarca
El horizonte puro de tus brazos !...
Si para mí tu más allá es la Muerte,
Sencillamente, prodigiosamente !...



LAS ALAS

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Yo tenía...
dos alas !.... . . . . . . . .
Dos alas,
Que del Azur vivían como dos siderales
Raíces !...
Dos alas,
Con todos los milagros de la vida, la Muerte
Y la Ilusión. Dos alas,
Fulmíneas
Como el velamen de una estrella en fuga;
Dos alas,
Como dos firmamentos
Con tormentas, con calmas y con astros...

¿ Te acuerdas de la gloria de mis alas ?...
El áureo campaneo
Del ritmo; el inefable
Matiz atesorando
El Iris todo, mas un Iris nuevo.
Ofuscante y divino,
Que adoraran las plenas pupilas del Futuro
( Las pupilas maduras á toda luz !... ) el vuelo...

El vuelo eterno, devorante y único,
Que largo tiempo atormentó los cielos,
Despertó soles, bólidos, tormentas,
Abrillantó los rayos y los astros;
Y la amplitud: tenían
Calor y sombra para todo el Mundo,
Y hasta incubar un más allá pudieron.

Un día, raramente
Desmayada á la tierra,
Yo me adormí en las felpas profundas de este bosque...
Soñé divinas cosas !...
Una sonrisa tuya me despertó, paréceme...
Y no siento mis alas !...
Mis alas ?...

-Yo las vi deshacerse entre mis brazos...
! Era como un deshielo !


UN ALMA

Bajo los grandes cielos
Afelpados de sombras ó dorados de soles,
Arropada en el manto
Pálido y torrencial de mi melancolía,
Con una astral indiferencia miro
Pasar las intemperies...

Ceños
De los reconcentrados horizontes;
Aletazos de fuego del relámpago;
Deshielo de las nubes;
Fantásticos tropeles
Desmelenados de los huracanes;
Pórticos esmaltados de los iris,
Abiertos á las fúlgidas bonanzas:
Pasad !... Yo miro indiferente y fija,
Indiferente y fija como un astro !


EL NUDO

Su idilio fue una larga sonrisa á cuatro labios...
En el regazo cálido de rubia primavera
Amáronse talmente que entre sus dedos sabios
Palpitó la divina forma de la Quimera.

En los palacios fúlgidos de las tardes en calma
Hablábanse un lenguaje sentido como un lloro,
Y se besaban hondo hasta morderse el alma !...
Las horas deshojáronse como flores de oro,
.
Y el Destino interpuso sus dos manos heladas...
Ah ! los cuerpos cedieron, mas las almas trenzadas
Son el más intrincado nudo que nunca fue...
En lucha con sus locos enredos sobrehumanos
Las Furias de la vida se rompieron las manos
Y fatigó sus dedos supremos Ananké...



FUÉ AL PASAR

Yo creí que tus ojos anegaban el mundo...
Abiertos como bocas en clamor... Tan dolientes
Que un corazón partido en dos trozos ardientes
Parecieron... Fluían de tu rostro profundo

Como dos manantiales graves y venenosos...
Hornos á fuego y sombra tus pupilas !... tan hondas
Que no se desde donde me miraban, redondas
Y oscuras como mundos lontanos y medrosos.

¡ Ah tus ojos tristísimos como dos galerías
Abiertas al Poniente !... Y las sendas sombrías
De tus ojeras donde reconocí mis rastros !...

Yo envolví en un gran gesto mi horror como en un velo,
Y me alejé creyendo que cuajaba en el cielo
La medianoche húmeda de tu mirar sin astros!



TÚ DORMÍAS...

Engastada en mis manos fulguraba
como oscura presea, tu cabeza;
yo la ideaba estuches, y preciaba
luz á luz, sombra á sombra su belleza.

En tus ojos talvez se concentraba
la vida, como un filtro de tristeza
en dos vasos profundos... Yo soñaba
que era una flor del mármol tu cabeza;

cuando en tu frente nacarada á luna,
como un monstruo en la paz de una laguna
surgió un enorme ensueño taciturno...
.
Ah ! tu cabeza me asustó... Fluía
de ella una ignota vida... Parecía
no sé que mundo anónimo y nocturno...




. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¡ Oh despertar glorioso de mi lira
Transfigurada, poderosa, libre,
Con los brazos abiertos tal dos alas
Fúlgidas apuntadas al futuro !
¡ Oh despertar glorioso de mi lira
Como un sol nuevo sobre un nuevo mundo !

No más soñar en afelpados bosques;
No más soñar sobre acolchadas playas !...
Reconcentren sus sombras los abismos;
Empínense soberbias las montañas;
Limpien los lagos sus espejos vivos;
El mar con voz, espumas, olas nuevas
Misterie de sirenas ignoradas;
Los labios de otras flores más brillantes
Rían á otros picos y otras alas;
En los vergeles estelares ardan
Otras maravillosas florescencias;
Oscurezca el dolor sus alas negras;
Agucen sus aceros las tormentas;
Todo el amor del Mundo reflorezca
En palpitantes cármenes humanos;
Al resplandor de incendio del Orgullo
Ciña el hada sombría de la Tierra
El tesoro fecundo de sus joyas !

Los brazos de mi lira se han abierto
Sobre una melodiosa primavera
Que encantará las cosas más lejanas,
Las más inaccesibles, las más áridas !

Mi lira era un capullo, sus dos brazos
Abrieron armoniosos como pétalos
De una animada flor maravillosa
Dorada á sol y electrizada á luna !

Los brazos de mí lira se han abierto
Puros y ardientes como el fuego; ebrios
Del ansia visionaria de un abrazo
Tan grande, tan potente, tan amante
Que haga besarse el fango con los astros...
Y otras cosas más bajas y sombrías
Con otras más brillantes y más altas !...

Oh mi lira de brazos como pétalos
¡ Flor la más rara de esta primavera !



LOS RELICARIOS DULCES

* * *

Hace tiempo, algún alma ya borrada fue mía...
Se nutrió de mi sombra... Siempre que yo quería
El abanico de oro de su risa se abría,

O su llanto sangraba una corriente más;

Alma que yo ondulaba tal una cabellera
Derramada en mis manos... Flor del fuego y la cera...
Murió de una tristeza mía... Tan dúctil era,
.
Tan fiel, que á veces dudo si pudo ser jamás...



* * *


POEMAS

EL DIAMANTE

Hoy, en una mano burda instintiva, deforme, he visto el diamante más bello que pueda encender el Milagro... Parecía vivo y doloroso como un espíritu desolado... Vi fluir de su luz una sombra tan triste, que he llorado por él y por todos los bellos diamantes extraviados en manos deformes...



EL RAUDAL
.
A veces, cuando el amado y yo soñamos en silencio, - un silencio
agudo y profundo como el acecho de un sonido insólito y misterioso -
siento como si su alma y la mía corrieran lejanamente, por yo no sé
que tierras nunca vistas, en un raudal potente y rumoroso...



L0S RETRATOS

Si os asomarais á mi alma como á una estancia profunda, veríais cuanto la entenebrece é ilumina la intrincada galería de los Desconocidos... Figuras incógnitas que, acaso, una sola vez en la vida pasaron por mi lado sin mirarme, y están fijas allá dentro como clavadas con astros...




OPINIONES SOBRE LA POETISA


DE FRANCISCO VILLAESPESA
. . . . . .Señorita Delmira Agustini.
. . . . . . . . . . . .Distinguida compañera:
. . .He leído con sumo placer sus bellas poesías. Es usted uno de los temperamentos más fuertemente femeninos de la moderna literatura castellana.
. . .Actualmente no conozco ninguna personalidad femenina que pueda igualarle.
. . .Le ruego me envíe su libro y un original para mi Revista Renacimiento Latino, que aparecerá en Junio. Adjuntos van, por conducto de Pérez y Curis, mis dos últimos libros.
. . .Felicitándole sinceramente, queda suyo, otro admirador.
.
F. VILLAESPESA. . . . . . . .



DE SAMUEL BLIXEN
. . .... Creo que es usted una eximia, una admirable poetisa, y que sus versos son por lo general magníficos.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Tiene usted á su disposición todos los diarios, pues todos se disputarán el honor de complacerla, y con razón, porque es usted una de nuestras figuras literarias más sobresalientes y simpáticas, y todo lo que á usted concierne despierta intenso interés en los lectores.
. . .Entusiasta admirador suyo me repito.



DE ROBERTO DE LAS CARRERAS
. . . . . .Señorita Delmira Agustini.
. . . . . . . . . . . .Poetisa centelleante:
. . .He sido presa de la dicha de agasajar los sueños que han volado de sus páginas aplanando sus alas de mariposas de terciopelo en las corolas balanceantes de los íntimos jardines...
. . .Admiro tanto como la gracia de sus libélulas que han traído a mis labios la miel de su corazón y en la ufanía en que me ha precipitado el gesto de guirnalda armónica con mis suspirados momentos, reído un polvo de oro emblemático; admiro tanto como su luz, su miel y su color, la fluidez de la Poetisa que aparece en el Pórtico, la sien alumbrada por el Verbo; la mirada cegada por la divina alucinación interior, por el andar en su espíritu de los Cielos; la trencha suavemente olvidada en las esfumaduras de un ritmo vago, de una contemplación etérea de un arcano sentimental, con una unción y una blandura de ala; admiro tanto como su luz, como su miel de musicales amores, la rosa, enseña de su deleitoso afán, de la vida gentil que es toda ella « como una boca de flor »; más que prendida desprendida, pronta á exhalarse como su propio perfume, con no sé qué vuelco alado en sus pétalos, tejida así por el capricho de un despertar en el regazo de las tibiezas moduladoras; ¡ dejada caer, homenaje de un Ensueño, á la Iniciada vehemente !
. . .Yo percibo á la hija de Caliope así rendida á los altos mirajes; ceñida por los presentidos mirtos que de la propia sien han brotado; llevando, como huella, la clámide desplegada; con la visión extática, llamada por un aroma extremo de la idealidad invisible, su belleza enternecida, ablandada por el óleo de los ritmos, siendo su curva la curva de sus Cantos, conteniendo sus manos la Lira como el corazón de la Esperanza; ¡yo la percibo así insurgiendo bajo los pórticos religiosamente bellos de la trémula Atenas, frente á la ebriedad de las horas, bajo el nimbo de las serenidades extrañas, oprimiendo con el sosiego de la planta invencible la fidelidad de la tierra!...
.
.
.
DE CARLOS VAZ FERREIRA
. . .Si hubiera de apreciar con criterio relativo, teniendo en cuenta su edad, etc., diría que su libro es simplemente « un milagro... »
No debería ser capaz, no precisamente de escribir, sino de « entender » su libro. Como ha llegado usted; sea á saber, sea á sentir lo que ha puesto en ciertas poesías suyas, como « Por campos de ensuño », « La sed » ( ! ). « La estatua » ( !! ), « La siembra », « Mis ídolos » ( ! ), ó en un soneto absolutamente sorprendente que está, sin título, en la página 41, es algo completamente inexplicable.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Entre los caracteres sorprendentes de su libro, talvez lo sea más que todos, este: « que usted no imita, en absoluto ». Quizá como lo hace naturalmente no sepa usted misma lo que significa no imitar á nada ni á nadie en un primer libro: puede medirlo pensando que hasta escritores de la fuerza y altura de Rubén Darío empezaron por ser y durante no muy corto tiempo, imitadores.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Su poesía está pensada y sentida « en profundidad », lo que es un poco difícil de explicar: hay un tipo de Arte cuyas manifestaciones, que pueden por lo demás ser bellísimas, se agotan en la primera percepción; y otro tipo de arte que se puede ahondar.
. . .La poesía de Vd. tíene en un grado excepcional esta cualidad, y, en las sucesivas lecturas se va enriqueciendo con una armonía profunda de resonancias intelectuales y afectivas. Siempre he creído que este es el tipo más elevado de arte.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Y, sobre todo es impresionante la « insustituibilidad » de sus poesías; quiero decir, que el lector está seguro de que ningún otro, puesto en la misma situación de escuela y de momento las hubiera escrito en lugar de Vd.



DE CARLOS REYLES
. . .... Sus versos porque son sentidos, porque son sinceros, porque son personales, traducen el ritmo de un alma rica de emoción y armonía. Los cisnes de su lago poético son verdaderos. Una deidad benigna le ha hecho á Vd. el inapreciable don de ponerle en
el oído una « infalible conciencia », dándole además la ciencia encantada del adjetivo y la imagen.



DE GUZMÁN PAPINI Y ZÁS
. . . ... Estilista gloriosa, alma de Ensueño y Belleza; blanco alaje de la Musa Nacional.
.
.
.
DE FRANCISCO A. SCHINCA
. . .... Sus poesías son hondas y sugestivas como pocas, plenas de murmullos ó de gritos, ora supliquen, ora canten, ora pregonen rebeldías. Porque esta panida sensitiva es también una pensadora original y una apasionada expositora de ideas nuevas.



DE OVIDIO FERNÁNDEZ RÍOS
. . .He leído su libro con deleitosa fruición. He encontrado en todas sus estrofas esa vigorosidad, esa musicalización del sentimiento, y ese ajuste hermético y maravilloso de los grandes maestros de la orfebrería moderna.
. . . Su modalidad es original, nueva, poderosamente personalísima.
. . .Más sentimiento que Darío, más originalidad que Nervo y más alma que Lugones. Personalísima.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .... Porque Vd. ( crea en la honradez de mis manifestaciones ) ha marcado un nuevo rumbo en la literatura moderna y que los veinte pueblos de América, prorrumpen en un aplauso unánime y atronador, que repercutirá sonoramente allende el Océano, saludando á su más grande, á su más cerebral y valiente poetisa.



DE MANUEL MEDINA BETANCORT
. . .De las poetisas uruguayas es la más joven, quizá sea también la más espiritual


DE RICARDO SÁNCHEZ
. . .Dice Vd. Las cosas en una forma tan rara pero tan linda, que uno siente profundo bienestar al escucharlas

DE PÉREZ Y CURIS
. . .Sus poesías, de un estilo sereno y pulcro, llenas de giros gallardos y de exquisitas cadencias, se caracterizan principalmente por la altura de sus ideas originales. Cante una puesta de sol, un claro de luna ó una plegaria íntima, la poetisa emociona siempre y dice las cosas de tan singular manera, con tal gracia y armonía, que el espíritu encuentra en ellas trasuntos de nuevos goces.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Como la condesa de Noailles; la poetisa laurada, que es una maga del Panteísmo, feliz en la evocación, fiel en la pintura de los paisajes que deslumbran á sus ojos y estremecen sus órganos sensorios, la autora de « El Libro Blanco », magnífica y dilecta en la elección del ritmo, y elocuente en la expresión de sus mirajes divinos, tiene también caudales vuelos imaginativos y una gran fuerza pensante que la ponen á cubierto de todo preconcepto indefinido.



DE NATALIO BOTANA
. . .La poetisa es moderna. Tiene una armonía propia y un tecnicismo que no es suyo. Es la técnica maestra de Amado Nervo, de Darío y de Lugones. De todos los maestros americanos en el difícil arte de expresar lo bello de una manera bella. Delmira Agustini es una novicia, se puede afirmar. Una novicia con vuelos magistrales. Una discípula que aventajará á los maestros.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Si nos fuésemos á detener en las producciones que componen « El Libro Blanco » sería para admirar algo en cada una de ellas.
Todas, salvo excepciones rarísimas, nos encantan. Con especialidad una. Titúlase « Mis ídolos. Es una bella página. « Mis ídolos » solamente, componen un libro...



DE LUIS SCARZOLO TRAVIESO
. . .... Se merece públicos himnos de alabanza quien de tan honda manera siente y expresa la Belleza.



DE ANDRÉS CESTENA
. . . . .(Colombia)
. . .... Eres - ¡ oh ! seguramente ! - el espíritu de mujer más inconforme y más elevado que mora sobre la tierra de los vivos.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .... En ellas está tu estrofa, que es la más alta, la más serena reflexión de tu alma, de tu enorme alma...



DE JOSÉ G. DEL BUSTO
. . .La poesía es la nota más delicada que ha podido inventar el cerebro humano para expresar con palabras el sentimiento; pero cuando se encarna en una sacerdotisa joven, bella é inspirada, no hay horizontes que la limiten ni alma que se cierre, empedernida á sus efluvios.
. . .Dulce poetisa de mi tierra, sigue cantando, sigue desgranando perlas y encadenando corazones. Tu misión está llena de alegrías íntimas y de inefables consuelos.
. . .Sigue cantando...
Buenos Aires, Noviembre 4 de 1903.. . . .



DE ISMAEL CORTINAS
. . ...... Las poesías de Delmira Agustini, constituyen un hallazgo originalísimo en nuestro ambiente literario.
. . .Basta leer las primeras estrofas del libro, para darse cuenta de que estamos frente á un temperamento exquisito que sabe aprisionar sensaciones é ideas dentro de la euritmia del verso fluído, elegante, escultural, galano. Ya en los primeros sonetos, y sobre todo en los alejandrinos - ágiles como los de Darío, sin anticuadas tiesuras en los hemistiquios - después observándose la explosión de sentimiento ingenuo en lucha con la idea pujante, que investiga el secreto de todos los encantos.



DE FRANCISCO C. ARATTA
. . ...... Todo le augura el camino triunfal de una Ada Negri americana.



DE SANTÍN C. ROSSI
. . ...... Hallo en « El Libro Blanco » tanto riqueza de expresión, de imaginación y de sentimiento; es el vuestro un estilo donde se adunan tan armoniosamente la Poesía del Verso, que deseo hacer, siquiera una vez, la apoteosis del Pensamiento en sus relaciones
con la Forma.



DE PÍO DURBAL SALARÍ
. . .Usted, señorita de Agustini, ha hecho obra de arte, porque usted sabe emocionar. Su libro. diré mejor, su precioso joyel de perlas y gemas raras, tiene aquella condición.



DE JOSÉ G. ANTUÑA
. . .Loada sea la joven poetisa Delmira Agustini que sonriendo « muy bondadosamente » á la abuela Métrica proclama las excelencias del verso libre, haciendo poesía bella y nueva, desbordante de sana inspiración y esmaltada de un lenguaje preciso, elegante y sutil.
. . .Alabada sea entre todas las mujeres la que vibrante siempre de esperanza y de fe, pulsa en la gran lira del Arte desde la primer cuerda añorante del sentimiento puro é infantil hasta la cuerda « de luz en que desgrana sus carcajadas Extravagancia ».


DE « LA TRIBUNA POPULAR »
. . .La joven poetisa podía haber escrito en la portada de su « Libro Blanco » el dístico de Lord Byron:
. . .« My heart is my poesy » : mi corazón es mi poesía; porque en efecto, sus inspiradas composiciones son como raudales de sentimiento, que en alas de cóndor lleva su numen á las regiones ideales creadas por su vigorosa fantasía...
. . ......Demostrando la riqueza con que sabe adornarlos, el gusto exquisito de la selección y la dulce fluidez de su mentalidad.
A. MAGDALENO.. . . . . .




DE « EL BIEN »
. . .Hemos sido odsequiados por la señorita Delmira Agustini con un ejemplar de un hermoso libro de poesías recientemente publicado bajo el título « El Libro Blanco ».
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Dicho libro, por la originalidad y delicadeza del concepto, por el giro elegante de la forma y sobre todo por la sinceridad y por la brillante inspiración que predomina en todo él, hace que aplaudamos sin reservas á su joven autora que más que como una promesa, se nos presenta, en su debut literario, como una triunfante revelación.
. . .Confesamos, con toda sinceridad, que creemos que esta nueva obra viene á enriquecer valiosamente, no sólo nuestra literatura, sino la de la fecunda América.



DE « EL DIARIO ESPAÑOL »
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .Delmira Agustini.
. . .Así se llama la última irradiación poética femenil.
. . .La nueva hija de Mnemosina.
. . .Aprended á adorarla. Es muy joven.
. . .Como los canarios y los jilgueros, ensaya sus trinos arrulladores, cuando apenas le han florecido las alas.
. . .Nació enferma de amor y de belleza.
. . .Por eso canta, hasta exhalar el alma en una queja. Es una promesa de eternidad. Apolo la hubiera inmortalizado.
. . .Sus versos de una fluidez armoniosa y vibrante, dignos de Mallarmé, viven la idealidad de un éxtasis de gloria. Han hecho brotar en mi corazón, una fuente de Siloe.
. . .Yo ahora, quisiera convertirme en un Jordán, para que sus olas, vertiéndose sobre su cuerpo, le dieran la Vida Eterna.
MADAME POMPADOUR. . . . .



DE JUAN PABLO LAVAGNINI
. . .... El Libro blanco », cofre que encierra riquísimos joyeles...
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . .... La delicada orfebre, sabe romper el sugestivo capullo de la forma y remontarse serena en la atmósfera celeste...



DE BARROS LEITE
(Brasil)
. . .« El Libro Blanco » é a mais preciosa lembrança que levo de Montevideo.